TOC Homosexual Psicólogo Alejandro Ibarra
TOC Homosexual Psicólogo Alejandro Ibarra

Testimonio de afectado recuperado con TOC de homosexualidad a través de vía online desde México

Soy Luis, tengo 21 años y hace aproximadamente un año comenzaron mis pensamientos obsesivos sobre la homosexualidad.

Aun puedo guardar ese momento donde todo inicio. Regresaba de unas pequeñas vacaciones con mi novia y me sentía algo decaído, no sabía muy bien el porqué, pero me puse a ver una serie en la que pasaron una escena que causo sensaciones en mí.

Yo, aterrado de lo que sentí al ver esa escena, comencé a preguntarme porque tuve esa sensación, ¿será que me gusto? Ese fue el inicio de mi trastorno obsesivo. Al principio me sentía demasiado deprimido, tenia la idea de que si tenia esos pensamientos era porque era homosexual y si lo sufría tanto era porque no me aceptaba; estaba completamente equivocado, pero yo ni sabía que era un pensamiento intrusivo, y abriendo un paréntesis, los he tenido toda mi vida.

De pequeño me sentía incomodo si pisaba las rayas de los cuadrados del piso, por un buen tiempo me metí la idea de que padecía una enfermedad terminal, pensaba que si no rezaba por las noches me iría mal al día siguiente y así uno que otro pensamiento obsesivo que llegue a tener, pero nunca llegaron al grado que este TOC homosexual llego.

Cerrando este largo paréntesis, yo ya intentaba aceptar que era gay, que no había de otra, que probablemente no es algo que yo decida y que, si no me gustaba la idea, era porque no me aceptaba a mi mismo.

Me testeaba con situaciones desde que amanecía hasta que las medicinas me dormían, me golpeaba la cabeza de tanto pensar las cosas al punto de que la noche se volvió mi momento favorito, porque sabia que la hora de descansar se acercaba. Finalmente llego el día en el que mi psiquiatra me hablo por primera vez en mi vida del pensamiento intrusivo, investigue en internet y leyendo testimonios sentí como si yo hubiera escrito dicho post, sin embargo, la historia no cambio mucho, porque encontré un lugar donde sentirme identificado, pero no la “cura” a mis pensamientos.

Me metía a foros, hablaba con gente y leía mucho que tenia que exponerme ante lo que pensaba, pero la idea se me hacía algo extraña, ¿Por qué debo exponerme ante los pensamientos que me torturan? Esa razón hizo que mi dolor se prolongara pues no acudía con un especialista.

Paso el tiempo y yo seguía sufriendo, preguntándole a la vida ¿Por qué a mí? Sin hacer nada al respecto, hasta que mis fuerzas se agotaron y llegue a los videos de Alejandro Ibarra. Decidí darle una oportunidad a la terapia de exposición.

Me comunicaron con la psicóloga Vanesa y desde el principio sentí que estaba en el lugar correcto, empecé a agarrarle confianza al proceso y comprometerme a ello. Vanesa me explico cómo seria todo hasta el más mínimo detalle y con el paso de tiempo fui sintiendo mejoría, fui entendiendo los por qué y los como, hice las paces con la incertidumbre y comprendí que no soy mis pensamientos, soy mucho más.

Probablemente tu que estas leyendo esto, estas donde yo estuve hace mucho y lo que te puedo decir es que estas en el lugar correcto con la persona correcta. Sin el apoyo de la psicóloga probablemente seguiría testeándome de día a noche, y lo digo en el mejor de los casos, porque yo ya estaba sin ganas de seguir adelante.

Se que el concepto de incertidumbre suena un poco abstracto, pero una vez que lo entiendes, sabrás que es el camino correcto.

Hoy en día me encuentro tranquilo conmigo mismo, incluso me siento agradecido que me haya pasado, porque siento que forjo una versión mas madura de mí. De no haberme sometido al tratamiento tal vez hubiera logrado callar mi mente por el momento, pero esperaría a que otro pensamiento intrusivo se apropiara de mí.

Hoy es diferente, si entra un pensamiento que me disgusta lo dejo libre, no me pregunto el por que y asimilo que es algo de lo que probablemente nunca tendré certeza de si sí o si no.

Hoy me siento feliz de lo que soy, en paz con lo que viví y la persona que me convirtió, pues no solo me siento sanado de este TOC homosexual, me siento sanado de todos de todos los pensamientos obsesivos que pudieron haberme pasado en el futuro, y más que nada, estoy agradecido con la vida de que me haya dado la oportunidad de conocer la clínica de Alejandro Ibarra y a la psicóloga Vanesa quien fue pilar en mi recuperación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *