Soy Pablo y tengo dieciocho añitos, soy de Toledo. Hace seis años que tengo obsesiones bastante constantes y espero que mi experiencia personal pueda ayudarte.

La primera etapa de pensamientos agobiantes fue cuando caí en la cuenta de que algún día moriría. Esa simple idea me agobiaba cada dos por tres.
Aún no había amanecido, recuerdo estar muy emocionado y alegre porque me iba por primera vez de pesca con mis amigos. Siempre había querido ir de pesca y además tenía en mis manos el bocata de tortilla de mi madre. Fue en ese mismo momento, mirando la puerta por la que iba a partir a la aventura, en el que se me vino el recuerdo de la muerte y todas mis emociones se apagaron. De todos modos poco a poco fui haciéndome a la idea de la muerte y no le di más importancia.

Pero las obsesiones siempre siguieron ahí. Como por ejemplo abrir todos los armarios y cajones antes de irme a dormir o repetir ciertas palabras en mi mente para que alguna imagen traumática y repetitiva se fuese. Hace un par de años llegué a estar tan mal otra vez que decidimos que iría al psicólogo. Estuve yendo durante algunos meses a la seguridad social, debo decir que me ayudó. Dejé de tener compulsiones físicas porque la psicóloga me hizo ver que no debía hacerlas. Pero me llegó a decir que no tenía TOC y me dio ciertas herramientas generales que a la larga no sirvieron de nada.

Con respecto al sentimiento de apagón de emociones y dejar de disfrutar el momento, debo decir que es la peor sensación que he sentido y lo que más miedo me daba. Mi caso de TOC somático empieza ahora, uní ese pensamiento con el hecho de estar consciente de mi propia respiración. Esa combinación es criminal. Cada vez más momentos eran interrumpidos porque no era capaz de dejar de pensar en la respiración y mi emoción moría y comenzaba la angustia. No sabía lo que me estaba pasando y sin lugar a dudas ese miedo era lo peor. Buscaba otros casos en el mundo y no encontraba nada, una etapa horrible en mi vida.

Supongo que si a tí te ha pasado algo parecido sabes lo difícil que es hablarlo. Siempre se me ha dado genial contar lo que siento pero esta situación es tan rara que se me hizo imposible. Como cuentas a alguien que no puedes dejar de ser consciente de tu respiración y que esto te lleva a estados tan altos de angustia e impotencia. Mis padres, aunque considero que son súper comprensivos, no me entendían en absoluto. Incluso me llegaron a decir que todo me ocurría porque era un vago y quería hacer cada vez menos cosas.

Decidimos que debía volver al psicólogo. Me encontraba tan mal que llegaron a pensar en no dejarme ir a la universidad cuando terminase ese año la escuela. Fui a un psicólogo privado aquí en mi ciudad. Y aunque salía feliz de la terapia en mi día a día no noté ninguna mejora. Además me recomendaba procedimientos contraindicados para el TOC como apuntar todas mis obsesiones, que es en sí una obsesión más a evitar.

Y fue en unas vacaciones en familia en casa de mi hermano cuando surgió el milagro. Con toda certeza el momento más importante en mi vida. Estaba tan desesperado que volví a la búsqueda de respuestas. Entonces encontré la definición de TOC puro y TOC somático. Buscando más información no tardé en descubrir el canal de youtube del Psicólogo Alejandro Ibarra. La hiper consciencia de mis sensaciones, los largos razonamientos obsesivos que tenía en mi cabeza, el miedo, la angustia…. todo tenía ahora explicación. Recuerdo que me puse tan contento que el TOC pareció desaparecer durante unos días para dejarme disfrutar de aquellas vacaciones.

Aún recuerdo el día en que envié un mensaje al Psicólogo Alejandro Ibarra para pedir consulta. En nada de tiempo me llamó Vanesa una psicóloga del equipo PSINCO Alejandro Ibarra y concordamos la cita online, como ya dije soy de Toledo y todo mi tratamiento lo he realizado online. Las primeras terapias fueron duras, no es un proceso fácil. A pesar de ello, descubrir una forma totalmente distinta de enfrentarte al problema es muy reconfortante. Junto a Alejandro y su equipo he podido dar el gran salto y encontrarme infinitamente mejor, tan feliz como cuando era pequeño. No hay palabras para describir lo que han hecho por mí. Estoy infinitamente agradecido.

Probablemente mi experiencia no se parezca mucho a la tuya porque, como me ha enseñado Alejandro y Vanesa, el TOC siempre ataca a las debilidades de cada uno. Sin embargo, estoy seguro de que de alguna forma te puedes sentir identificado conmigo.

Y como consejo personal, trabaja duro y sobretodo se constante. Si tienes la suerte de estar leyendo este testimonio, significa que ya has conseguido identificar tu problema, que es sin duda lo más complicado. Ahora salir del pozo va a ser cuestión de confianza, esfuerzo y tiempo. Un abrazo y mucha suerte en tu camino !!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *