Caso de éxito TOC de Homosexualidad con terapia vía online desde México

TOC Homosexualidad Psicólogo Alejandro Ibarra PSINCO
TOC Homosexualidad Psicólogo Alejandro Ibarra PSINCO

“Todos tenemos una fecha en la que nuestra vida toma un curso diferente y es muy importante para nosotros… La mía fue un 7 de octubre de 2019 y no fue precisamente un día muy bueno, lo recuerdo perfectamente.

Hola qué tal, soy Omar Montes y soy un joven de 18 años que ha tenido una serie de sucesos que me han enseñado a lidiar con diferentes etapas de mi vida y que han construido gran parte de mi ser y de mi esencia… Pero lo que venía a continuación no pensé que pudiera ser muy diferente y que llegara a interferir con lo más íntimo de mi esencia. Este último año y medio lo podría resumir en una simple palabrita… TOC

Esa palabrita tan chistosa pero tan problemática tuvo lugar en mi cabeza (mejor dicho, en lo más profundo de mi mente) el 7 de octubre de 2019, tras haber discutido con una chica que yo le gustaba y a mí también me gustaba, y al yo sentirme mal y con culpa de aquella discusión, decidí pedir un consejo de mis colegas, pero específicamente de una amiga a lo cual, ella también había discutido con su novia, a mí eso me sorprendió bastante ya que yo no tenía idea de que ella era bisexual, siendo más específicos lesbiana, y me sorprendió no porque ella lo fuera, sino ¿Por qué ella era así? Entiendo que le gusten las mujeres, las mujeres son hermosas, pero… ¿Ella decidió ser así? O peor aún ¿A mí me puede llegar a pasar que me guste un chico? ¿Hay posibilidad de que a mí me gusten los chicos? Es así como da lugar a mi Trastorno Obsesivo Compulsivo de tipo puro de homosexualidad.

Las dudas habían comenzado de una manera no muy fuertes pero eran dirigidas hacia ella (todo el tiempo esas preguntas estaban en mi mente) tratando de encontrar una razón del “por qué” ella era así, pero cuando las dudas comenzaron a rondar sobre mí de llegar a ser como ella fue muy perturbador, cada duda que me llegaba la respondía de una manera muy automática, que aunque yo supiera la verdad y sabían que no era posible, no podía evitar dejar de  darle vueltas al asunto una y otra y otra y otra vez, creando mucho estrés e incertidumbre a tal punto en que la incertidumbre pasa a ser miedo cuando mi hermano me aconsejó “no olvides quién eres” ¿Que significaba eso?¿Que de un día a otro me puede gustar un chico?¿Debo recordarme constantemente que me gustan las mujeres aunque sé que eso es obvio?¿Debo cuidarme para evitar ser amarrado?¿Si veo a un hombre a los ojos más de 10 segundos significa que me gusta?

Todas estas dudas y más  surgieron e interfieren completamente mi día a día, pero no solamente eran pensamientos que habían aparecido repentinamente, sino, también una serie de comportamientos muy extraños; como evitar hablar con hombres, repetirme en todo momento que me encantan las mujeres, buscando sensaciones de disgusto o de placer daba igual la situación en la que me encontrase, evitar abrazar a mi hermano, a mí primos e incluso abrazar de forma compulsiva a mis  propias amigas  con tal de evitar el malestar en todo momento, despertarme en plena madrugada para repetirme que las mujeres se les ama y a los colegas se les respeta hasta que el pensamiento se fuera de mi mente, esto funcionaba…

Pero como era de esperarse volvía con más intensidad la misma duda y el dolor se prolongaba aún más y así fue desde el primer 7 de octubre, 7 de noviembre, 7 de diciembre, 7 de enero colapsando cada una de las áreas de mi vida como: principalmente mi círculo social y con ello mi sexualidad, mi ámbito personal, mi ámbito académicodeportivo, mi ámbito emocional estaba por los suelos, mi ámbito espiritual, mi ambiente familiar, mi autoestima y mi confianza y en consecuencia de todo eso me desplomé.

Mi hábito de sueño era horrible y prefería dormir en las tardes durante gran parte del día y así fue hasta el 12 de enero de 2020 cuando mi hermano me invitó a jugar fútbol con sus amigos en un día lluvioso, me la pasé tan mal por no haber disfrutado del partido si no hubiera sido por el tan fastidioso TOC y las dudas que todo el tiempo están presentes en tu mente y una búsqueda constante en internet por calmar o reasegurar algo.

Al llegar a mi casa antes de nuevamente echarme a llorar y a dormir durante toda la tarde encuentro en internet finalmente lo que me pasaba o una ligera idea, después de tanto tiempo estar re asegurando en internet encuentro un rayito de luz, un camino de esperanza encontrándome con los vídeos de PSINCO Alejandro Ibarra dónde le he puesto nombre y apellido a mi problema: TOC de homosexualidad.

Aunque al principio fue difícil admitirlo y asimilarlo era una oportunidad y una señal para seguir adelante.

Después de ese día ya era menos complicado lidiar con lo que me estaba pasando porque ya no era desconocido, ya era más fácil enfrentarme a los días malos, ya sabía cómo salir de eso, lo único que me faltaba era comenzar mi camino de recuperación con el equipo de Alejandro y es ahí cuando en febrero de 2020 (día de San Valentín) puedo dar rosas a las mujeres tan hermosas que hay en mi colegio y eso me motivo a buscar trabajo.

Nadie se imaginaria que en marzo de 2020 el mundo estaría plagado de enfermedad y muerte por el covid-19 y que dio lugar a la nueva normalidad y eso…, complicaría aún más las cosas, por qué aunque yo ya supiera como debía salir adelante solo faltaba convencer a mi familia y explicarles el problema que yo tenía y que me impedía ser el chico tan lleno de vida que soy, ellos pensaban (en aquel entonces) que era un simple problema de la adolescencia y que yo era un holgazán y que se me quitaría o rezando, o en un mes o en dos o el tiempo que fuera necesario, es aquí que al yo no ver apoyo de mi familia  decido irme de mi casa y salir adelante con o sin ellos, es aquí donde paso por una tristeza muy profunda dónde no solo yo me quebré totalmente, si no mi mamá y mi hermano también.

Es aquí donde decidimos hablarlo como se debe y discutirlo y llegamos a una solución, sigo buscando trabajo y es así como el 23 de junio del año pasado encuentro trabajo y después de tres meses de juntar suficiente dinero comienzo mi proceso terapéutico, conozco a Vanessa, con quién estoy eternamente agradecido y quién estuvo acompañándome en todo momento y con toda la vocación en mi camino de recuperación, estoy muy agradecido con Dios, con Vanesa, con Alejandro y todo su equipo, de que personas como ellos ofrezcan gran parte de su tiempo, de su esfuerzo, de su sacrificio y de su atención a personas como nosotros, como tú qué estás leyendo esto y como yo, que tenemos está rara plaga en la mente, podamos recuperar nuestras áreas de funcionalidad, autonomía y cálida de vida no solamente a su estado normal sino mucho mejor, a volver a ver la vida con pasión y satisfacción, es donde aprendes y entiendes que el dolor es necesario para crecer y que nos permita ser más fuertes en todo sentido, nos permite mostrar lo mejor de nosotros y trascender, y así debe ser, porque no debes minimizar el dolor, tú debes ser más grande que el propio dolor y eso es lo que se logra con la exposición con prevención de respuesta, porque te das cuenta que eres capaz de hacer muchas cosas y enfrentarte a muchas cosas y al exponerte al dolor estás rompiendo ese ciclo tan mecanizado que no te permite ser quien verdaderamente eres, es como una espiral ascendente… Y esa fue mi espiral ascendente.

Para mí es un placer escribir el día de hoy en mi escritorio mi historia con la que estaba ansioso por compartir, espero que encuentres esa espiral ascendente en tu vida y te deseo todo el éxito. Mi único consejo sería una palabra en mayúsculas… PACIENCIA, te mando un gran saludo y un fuerte abrazo. Gracias”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *