TOC miedo a volverse loco Going Crazy Psicólogo Alejandro Ibarra
TOC miedo a volverse loco Going Crazy Psicólogo Alejandro Ibarra

Testimonio afectado recuperado con TOC “miedo a volverse loco” Going Crazy con terapia vía online.

Cuando comencé con el TOC, la ansiedad tanto física como mental que los pensamientos intrusivos generaban en mí, me hacían creer que nunca sería capaz de superar la situación en la que me encontraba. Que nunca más volvería a ser yo mismo.

El miedo a tener una enfermedad mental y defraudar a mi círculo cercano hacían que los pensamientos recurrentes relacionados con ese tema que me visitaban constantemente, me generaran mucho malestar e inseguridad. Si ahora mismo estás pensando que no puedes salir de este laberinto, solo decirte que es un pensamiento que parece una realidad, pero que, cuando la afrontas y la dejas fluir, te das cuenta que no lo es. Pero esto que se dice tan fácil en la teoría y a toro pasado, no lo es en la práctica. Y por eso, te voy a contar como lo he logrado controlar yo:

-Lo primero es hablarlo, no guardarlo para uno mismo, porque la técnica para superarlo es fundamental y uno solo es muy complicado salir de la espiral del TOC. Apoyarme en mi círculo cercano ha sido fundamental para mí. Por ello, quiero agradecerles a mis padres y a Alejandro que me hayan acompañado en este camino.

-Lo más importante que he aprendido es, como introducí antes, que los pensamientos, acompañados de las emociones que generan, pueden parecer muy reales. Pero, en realidad, no son más que eso, pensamientos. Puede venirte a la mente que estás muy mal y ese pensamiento llamar a muchos otros generando muchísima ansiedad. Pero, aunque lo creas y lo sientas como una realidad, no son más que pensamientos que no tienen por qué ver contigo. Para darme cuenta de esto, me ayudó la exposición al pensamiento practicada con Alejandro decenas de veces. Aprender a afrontar ese pensamiento desagradable que viene una y otra vez, en vez de huir de él, marca un punto de inflexión en el camino hacia la convivencia en paz con uno mismo.

-Otra clave fue darme cuenta de cuál era mi compulsión. Cuando venía el pensamiento desagradable, el miedo que me generaba hacía que razonara una y otra vez por qué no era verdad y por qué no tenía que verme identificado. Pero así, lo único que conseguía era ponérselo más fácil, porque cuando no era capaz de desmontarlo, la angustia que me generaba era indescriptible. Por ello, ahora cuando viene un pensamiento recurrente que quiere hacerme daño, lo reconozco y lo dejo en mi cabeza, me genera malestar, pero termina por irse; no intento reestructurarlo. Pero insisto, esto conlleva trabajo, entrenamiento y saber que lo que debemos hacer es mantenerlo inmóvil en nuestra cabeza, afrontando la emoción que nos produce y que siempre es pasajera. Puede durar más o menos, pero siempre termina por irse.

-El último punto clave fue darme cuenta de que mi objetivo no era estar como antes. Porque habitualmente deseaba que el detonante que provocó que los pensamientos recurrentes aparecieran nunca hubiera ocurrido. Ahora incluso lo agradezco porque esto no ha hecho más que enseñarme a conocerme mejor a mí mismo y creo que soy mucho más maduro que cuando empecé mi terapia con Alejandro. Eso no significa que no me sigan viniendo pensamientos desagradables casi a diario, sino que ahora sé más o menos cómo debo tratarlos, y estoy seguro que todavía me queda mucho por aprender. Esto solo me hace sentirme agradecido por poder seguir avanzando en mi recuperación.

Para finalizar mi testimonio solo pedirte de corazón que intentes seguir con tu vida. El TOC te va a dar mil razones para que no lo hagas pero ninguna de esas razones son reales. Tú no eres el TOC. Siempre te pedirá más pero está en cada uno el afrontarlo y no darle ni un centímetro más de margen.

Como siempre, gracias por enseñarme a vivir conmigo mismo Alejandro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *